Respuesta a Carta al Mercurio por el p. Rodrigo Miranda